Una nena de tres años quedó encerrada durante siete horas dentro de un micro escolar luego de que las personas a cargo de la delegación de estudiantes “se la olvidaran” dentro del vehículo.

El repudiable hecho sucedió en Sitges, al suroeste de Barcelona, y por el momento dos preceptoras – en España llamadas “monitoras escolares”- fueron apartadas de su cargo.

La secuencia se dio luego de que el micro escolar llevara a 60 alumnos hasta la escuela Maria Ossó de Sitges.

Cuando descendieron, las preceptoras acompañaron a todos los alumnos, menos a la nena de tres años.

En tanto, el micro regresó al centro de Sitges con las dos de las preceptoras y quedó estacionado en una cochera.

Recién cerca de las 16 el conductor de la tarde subió al micro para ir a buscar a los alumnos de la escuela y encontró a la nena.