Un dramático episodio tuvo lugar anoche en la ciudad de Arroyo Seco, en Santa Fe. La denuncia la realizó una mujer de 32 años que, al volver a su casa, encontró a su hijo de cinco años asesinado. Solo había en la escena otra persona además de ellos: una adolescente de 13, hermanastra de la víctima.

El crimen ocurrió en las últimas horas en la vivienda ubicada sobre la calle María Garagham al 1300, del barrio Santa Rita. En shock, la denunciante explicó que había salido unos minutos dejando a sus dos hijos solos y cuando regresó se topó con el más chico, en medio de un charco de sangre.

De acuerdo a las primeras versiones publicadas por los medios locales, al momento del hecho tampoco se encontraba el padre de los menores, que es empleado municipal y a esa hora estaba trabajando. La madre fue la primera en volver a la casa y, en medio de una crisis de nervios, tuvo que ser contenida por los vecinos.