Los conductores de una autopista estadounidense se encontraron este viernes con algo seguramente impensado. La I40, en Oklahoma, tuvo que ser cerrada durante algunas horas después del vuelco de un camión que transportaba cajas con consoladores y lubricantes íntimos, lo que provocó que toda la mercadería quedara desparramada en el asfalto.

En la transmisión inicial del incidente, el reportero de Sky News no pudo identificar en un primer momento de qué se trataba todos esos productos que cubrían la ruta. Sin embargo, poco después, un tuit de Barstool Sports reveló el misterio.