El último año de la secundaria es de gran ilusión para los estudiantes por los viajes y sobre todo, la fiesta de egresados. Al igual que el resto de los alumnos, los chicos del Ipem 400, de Córdoba se preparaban con ansias para ese momento, por lo que tenían ahorrado alrededor de 1 millón de pesos pero su sueño se vio truncado: la compañera que guardaba el dinero ahora no lo tiene más.

Con «ferias de platos» que preparaban ellos mismos, los estudiantes cordobeses juntaron dinero para celebrar la fiesta de fin de curso. Y, como resultado del trabajo en equipo alcanzaron a recaudar casi un millón de pesos.