Un comité de expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) comenzó a reunirse con el fin de decidir si declara como emergencia de salud pública de alcance internacional al brote de viruela del mono, lo que implicaría colocar el tema en el nivel máximo de alerta sanitaria.

Los especialistas evaluarán los indicadores epidemiológicos después de que en las últimas semanas se registraran 15.300 casos en 71 países, según las cifras de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), la agencia de salud pública de Estados Unidos.

Independientemente de la recomendación del comité, la OMS continuará haciendo todo lo posible para detener la viruela del mono y salvar vidas”, dijo ayer en conferencia de prensa el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, según informó la agencia de noticias AFP.

En una reunión previa, el 23 de junio, en la ONU, la mayoría de los expertos había recomendado al titular de la agencia no decretar la emergencia de salud pública de alcance internacional, tras haberse detectado desde mayo un aumento inusual de los casos fuera de los países de África central y occidental donde el virus es endémico. Desde entonces, se extendió a otros países, con una importante cantidad de contagios en Europa.