Los delincuentes roban imágenes y datos de las redes sociales, generan una nueva cuenta y la suscriben a plataformas XXX. Una joven correntina denunció que fue víctima de la estafa y lo denunció a través de sus cuentas personales.

Las estafas en Internet son cada vez mayores y de todo tipo. En esta «nueva modalidad» los delincuentes roban fotografías de Instagram para asociarlas a cuentas para adultos, en donde el objetivo es suplantar la identidad (phishing).

Una joven correntina denunció a través de sus cuentas personales de redes sociales que le robaron datos para ingresar a la plataforma «OnlyFans», una plataforma paga  que se utiliza comúnmente para brindar contenido para adultos. 

En la actualidad, crece (a pasos agigantados) la cantidad de estafas en Instagram a partir del uso de técnicas de suplantación de identidad. Y van surgiendo nuevos formatos de estafas. En principio, dirigida a mujeres jóvenes en Instagram, en esta modalidad los ciberdelincuentes construyen cuentas casi idénticas a las originales, es decir clones.