Un preso de 22 años murió tras prender fuego unos colchones dentro de su celda. El convicto sufrió graves quemaduras en el 70% de su cuerpo y, si bien fue internado de urgencia, falleció después de ocho días de agonía.

Ocurrió en Chubut, en la Comisaría de Paso del Sapo. Según trascendió, el recluso estaba molesto ya que le habían retirado su teléfono celular, por lo que en modo de protesta decidió incendiar los colchones que había en el lugar, lo que le produjo quemaduras múltiples y terminó con su vida.

«La queja primero empezó con una huelga de hambre y luego se desató el incendio, alrededor de las 19:55 del lunes de la semana pasada», explicó uno de los efectivos del lugar según el portal El Día.

Al respecto, el uniformado agregó: «Si bien se actuó con rapidez, fue difícil ingresar porque habían trabado la entrada a la celda».

Por su parte, los familiares del individuo, identificado como Roberto Mauricio Reinecul, sospechan del personal policial y exigen justicia. «Se tapan entre ellos los milicos. Que se haga justicia por el papá de mi beba y salga la verdad», reclamó la pareja del fallecido.