Una mujer identificada como Martina Patti, de 20 años, fue detenida y acusada del asesinato de su hija de cinco años, en Italia, poco después de denunciar su secuestro en un pueblo de la zona de Catania, en Sicilia.

El cuerpo de la pequeña Elena Del Pozzo fue finalmente encontrado “por indicaciones de la madre” en medio de un campo abandonado, a 200 metros de su casa.

La niña había sido apuñalada y colocada en una bolsa de basura, según revelaron fuentes de la investigación.

La mujer confesó el crimen tras un largo interrogatorio en el que los investigadores pusieron en evidencia las “muchas incongruencias” del relato de la mujer, indicó el fiscal de Catania, Carmelo Zuccaro.

“No recuerdo qué es lo que pasaba por mi mente mientras apuñalaba a mi hija”, dijo. La había matado con un cuhillo de cocina. La autopsia reveló que había «profundas tajadas» en el cuello, en la parte superior de la espalda, y detrás de una oreja.