“Estoy cansada, estoy harta de esta rata que no aparece”, dijo una de las hijas de Arturo López, la víctima de la agresión, en la puerta de la clínica de Flores donde está internado su padre; el acusado se quedó sin abogado, porque el que tenía renunció.

Cuando los vecinos y clientes del estacionamiento de Moreno al 800 afirmaban que la familia del menor acusado de agredir al playero Arturo López era violenta y “pesada”, tenían razón. La madre del imputado tiene el mismo apellido que el jefe de una banda que se dedicaba a realizar estafas con la modalidad “cuento del tío”, y que operaba en Rosario, Corrientes, Mar del Plata y la ciudad de Buenos Aires.

“Estoy cansada, estoy harta de esta rata de mierda que no aparece. Hijo de puta, te odio, nos arruinaste la vida. Y ahora están especulando con que si mi papá se mejora o no se mejora, y para nosotras es una tortura seguir así”, expresó Florencia, una de las hijas de Arturo, a LN+, en la puerta de la clínica del barrio porteño de Flores en la que su padre está internado en terapia intensiva.