El rosarino detenido planeó y dio directivas de varios ataques desde prisión. Uno por uno, los miembros de la organización criminal que los ejecutaron.

En el último juicio contra Ariel Máximo “Guille” Cantero por la serie de atentados a la Justicia los fiscales Miguel Moreno, Matías Edery, Aníbal Vescovo y Gastón Ávila demostraron que el líder de Los Monos, uno de los narcos más sanguinarios de la Argentina, había ordenado desde prisión balaceras a domicilios vinculados a los jueces que lo condenaron en 2018 y el ataque a tiros a un empresario que fue testigo en la causa contra Mario Segovia, conocido como “El Rey de la Efedrina”.

En el debate, los funcionarios del Ministerio Público de la Acusación exhibieron los chats que demuestran que el jefe narco instigó las balaceras y que utilizó a tres bandas -afines a Los Monos- para ejecutarlos: “la banda del barrio Alvear”, compuesta por Daniel “Teletubi” Delgado, Lucía Uberti, Leonel Fernández, Damián Oscar Chávez y un menor de edad; “la banda de Quintana”, integrada por Matías César y “la banda de Olivera”, de Leandro Olivera.